jueves, 2 de mayo de 2013

Schokofruit de avellana

¡Hola amigos! Voy a contar una historia que aunque parezca pintoresca, os puedo asegurar que es totalmente cierta.

Todos hemos oído hablar en alguna ocasión de las exigencias o caprichos de algunos artistas, tanto en los hoteles donde se hospedan como en los camerinos de los lugares donde actúan.

Pues bien, hace unos años vino a Gijón un cantante americano y al terminar la actuación pidió para cenar una tortilla española, pero hizo hincapié en que debería hacerse con "huevos de gallinas felices". Los encargados del catering, entre los cuales se encontraba una muy buena amiga mía, se miraron sorprendidos, pero pronto cayeron en la cuenta que se trataba sencillamente de gallinas que viven libres en el gallinero y que son alimentadas de forma totalmente natural: maíz, verduras...etc.

No andaba mal encaminada la estrella en sus exigencias, ya que perfectamente sabía que los huevos eran de mejor calidad que los que vienen de las granjas, y no fue muy difícil complacerle pues solo tuvieron que darse una vuelta por los caseríos de los alrededores de Gijón para encontrarlos.

Hace unos días estuve en mi pueblo y mis primos me han regalado "huevos de gallinas happy", que es así como en mi casa los llamamos desde entonces, así que decidí hacer un postre con parte de ellos: SCHOKOFRUIT de avellana.


Hace un tiempo que ronda por mi cabeza hacer un postre ideado por mí. Si los grandes cocineros tienen alguno cuya receta guardan en secreto, ¿por qué no voy a tener uno yo en este humilde blog?

Sabía que tendría que llevar dos ingredientes obligados: el chocolate (que es mi debilidad) y la avellana (un producto muy asturiano), si a esto añadimos huevos de excelente calidad, el resultado debería ser excelente.


El nombre no es muy asturiano, pero como todos sabéis, la otra mitad de este blog es mi hija Andrea. Las dos juntas combinamos a la perfección la cocina tradicional con las nuevas tecnologías, y como en estos momentos se encuentra estudiando en Múnich, hemos decidido ponerle al postre un nombre con toque germano.

Pienso que ha quedado espectacular y el sabor... ¡deberíais probarlo! En esta ocasión no voy a poner la receta, ¡ya que ese será nuestro secreto! Pero si os apetece probarlo ya sabéis que todos los postres del blog, y éste con más razón, los hago por encargo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario