viernes, 24 de julio de 2015

Tarta de Santiago (apta para celíacos)

¡Hola amigos! Estoy segura que el postre que traigo hoy es mundialmente conocido: TARTA DE SANTIAGO.


No creo que haya ningún peregrino que después de su visita al Apóstol y a la ciudad compostelana, no la haya degustado, o por lo menos visto en alguno de los escaparates de confiterías o restaurantes.


Hacerla en casa es extremadamente sencillo. Además en el B.O.E. de fecha 22 de Marzo de 2.006, viene registrada la auténtica tarta, indicando cuáles son sus ingredientes y las dos formas de hacerla, es decir, con una base de masa quebrada o sin ella.

En esta ocasión, la hice sin la base, ya que así es apta para celíacos, pues no contiene harina. Aquí os dejo la receta:

Ingredientes:
-250 gr. de azúcar
-250 gr. de almendra molida
-5 huevos
-la ralladura de un limón pequeño
-1/2 cucharadita de canela en polvo
-Azúcar glas para espolvorear por encima

Preparación:
1.-Precalentamos el horno a 180º y forramos un molde desmontable de 22 cm de diámetro, con papel vegetal. Las paredes, las engrasamos con mantequilla, para que no se nos pegue.

2.-En un bol, juntamos la almendra, la canela y la ralladura de limón y reservamos.

3.-En otro batimos el azúcar con los huevos, hasta obtener una mezcla espumosa, a la que incorporamos los ingredientes que tenemos en el primer bol, es decir: almendra, canela y limón. Mezclamos suavemente y vertemos en el molde, que introducimos al horno, durante 20/30 minutos aproximadamente. 

4.-Cuando enfríe, la desmoldamos y la decoramos. Para ello, en internet existen plantillas con la cruz y del tamaño exacto, solo es necesario imprimirla y recortarla. La ponemos encima de la tarta, espolvoreamos con azúcar glas y al quitar el papel, ya nos quedará el dibujo perfecto. ¡Espero que la disfrutéis en casa, tanto como nosotros!

miércoles, 1 de julio de 2015

Sticky toffee pudding

¡Hola amigos! Hoy traigo otro de los exquisitos postres que probamos hace unas semanas en Londres y que no nos dejó indiferentes: STICKY TOFFEE PUDDING

Al igual que ocurre con la Red Velvet Cake (ver receta), no es tan conocido como el popular Brownie (ver receta), pero eso no quiere decir que sean menos exquisitos, sino que todo lo contrario, cuando lo pongo aquí es porque nos ha sorprendido enormemente.

Se trata de un bizcocho de dátiles, ligero y esponjoso, que se sirve con una salsa de toffee caliente vertida por encima en el momento de comerlo, y va acompañado de una bola de helado. ¡No se puede pedir más!


Además de eso, la elaboración es muy sencilla y rápida. Aunque también se puede hacer uno grande, lo más normal es en porciones individuales, y por supuesto quedarán mucho más vistosos. ¡Aquí os dejo la receta, probadla!

Ingredientes para el bizcocho (con estas cantidades salen 6):
-150 g de dátiles sin hueso
-200 ml de agua caliente
-1 cucharadita de bicarbonato sódico
-60 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
-60 g de azúcar glas
-2 huevos grandes
-150 g de harina de repostería 
-10 g de levadura en polvo

Ingredientes para la salsa toffee:
-100 g de mantequilla
-200 g de azúcar moreno
-1 cucharadita de esencia de vainilla
-100 ml de nata liquida 

Preparación:
1.-Precalentamos el horno a 180º. Cortamos los dátiles en trozos pequeños y los ponemos a remojo en el agua caliente con el bicarbonato, durante unos 10 minutos.

2.-Por otro lado, batimos la mantequilla junto con el azúcar, hasta obtener una mezcla blanquecina y a continuación añadiremos los huevos uno a uno. Seguidamente la harina y la levadura.

3.-Batimos con la batidora los dátiles con el agua (para que el bizcocho nos quede más fino) y lo incorporamos a la masa anterior. Mezclamos bien y vertemos en flaneras individuales, previamente untadas con mantequilla. Introducimos al horno, entre 30/40 minutos.

4.-Ahora vamos a hacer la salsa toffee y para ello calentamos la mantequilla en un cazo hasta que se derrita, vertemos el azúcar, la nata y la vainilla, removemos sin cesar, para que no se nos pegue y cocemos a fuego medio durante 5 minutos.

5.-Cuando templen, los desmoldamos y en el momento de servir vertemos la salsa toffee caliente por encima. La que nos sobre, podemos servirla en una jarrita y así cada uno lo toma a su gusto. ¡Y por supuesto, los acompañamos de una bolita de helado!