jueves, 26 de septiembre de 2013

Tarta de arándanos silvestres

¡Hola amigos! Después de este largo paréntesis veraniego aquí estoy de nuevo con un delicioso postre de temporada: TARTA DE ARÁNDANOS SILVESTRES


Los arándanos son unas bayas que crecen en pequeños arbustos del mismo nombre, de unos 25 a 50 cm de altura. Tienen un color azulado oscuro, sabor agridulce y son ricos en vitamina C. Nacen en terrenos altos, por lo que en la Cordillera Cantábrica se encuentran fácilmente. 


Los que utilicé para hacer este postre los recogí el domingo pasado en una excursión por la montaña asturiana. También es posible comprarlos cultivados, pero aunque son más grandes que los silvestres, lógicamente el sabor no es el mismo.


 A mí me ha hecho mucha ilusión recogerlos y también comerme un montón en el momento, tanto que me ha costado trabajo dejar los suficientes para hacer con ellos este postre.


La receta es muy sencilla, así que ¡Animaros! ¡Es una disculpa muy buena para pasar un día en la naturaleza! Aquí os la dejo:


Ingredientes para la base (pasta brisa):
-250 g de harina
-125 g de mantequilla (a punto de pomada)
-1 huevo
-20 ml de agua
-Una pizca de sal

Ingredientes para la tarta:
-400 g de arándanos silvestres
-400 ml de nata líquida
-2 huevos
-4/5 cucharadas de azúcar

Preparación:
1.- Hacemos en primer lugar la pasta brisa mezclando en un bol todos los ingredientes (el huevo se echa entero sin batir) amasamos muy bien y dejamos reposar 45 minutos. Pasado ese tiempo forramos con ella un molde desmontable que previamente untamos con mantequilla y enharinamos. A continuación pinchamos la masa con un tenedor.

2.- Escogemos, lavamos y escurrimos los arándanos, y los repartimos sobre la masa.

3.- Batimos los huevos con la nata y el azúcar y lo echamos sobre los arándanos. Introducimos al horno, previamente calentado, a 180º durante 45 minutos aproximadamente. 

4.- La sacamos, dejamos enfriar y espolvoreamos con azúcar glacé. Se debe tomar fría, o bien sola o bien acompañada de nata montada.